Corte falla contra aplicación Tinder por discriminación

0
94

Un tribunal de California dictaminó que la popular aplicación de citas, Tinder, violó las leyes de discriminación por edad al cobrar a los usuarios de 30 años o más más que a los más jóvenes.

Allan Candelore de California demandó a la compañía de aplicaciones por el precio de su servicio premium Tinder Plus. Tinder Plus cuesta $ 9.99 por mes para usuarios menores de 30 años, mientras que los mayores de 30 años pagan $ 19.99 por mes. Las características de Tinder Plus son idénticas para los usuarios independientemente de su edad.

El juez de la Corte Superior de Los Angeles Brian Currey falló a favor de Allan Candelore, de 33 años, de San Diego, y dijo que los precios de Tinder violan la Ley de Derechos Civiles Unruh de California. Esa ley “brinda protección contra la discriminación en todos los establecimientos comerciales de California”.

La compañía respondió en documentos judiciales que es “evidente que las personas menores de 30 enfrentan desafíos financieros” y este “conocimiento común proporciona una base razonable y no arbitraria para que Tinder ofrezca un descuento a personas menores de 30 años”.

“¿Por qué se le permite a Tinder salirse con la suya cobrando más por el mismo producto que cualquier otro 18-28 años?” preguntó el usuario de Reddit jshrlzwrld02. “Nada cambia mágicamente a los 29 años en Tinder. No obtengo nuevas funciones. No obtengo nada adicional. Entonces, ¿por qué no se trata de discriminación por edad / sexo / religión / orientación?”

Tinder ha enfrentado acusaciones similares antes. En 2015, Michael Manapol demandó a Tinder por discriminación por edad y género, pero un juez desestimó esa demanda, diciendo que Manapol no demostró cómo fue perjudicado por las acusaciones. También en 2015, la revista Wired tuvo problemas con los niveles de precios de Tinder, llamándolos “ageist”, un término en inglés que se usa para describir la discriminación por edad.

“La única vez que los precios deben escalonarse es si cada aumento en el costo coincide con un aumento en el servicio o la preocupación”, dijo Robert Carbone, un vendedor digital con el servicio de red de LinkedIn.

“Tinder es una empresa privada y debería poder cobrar cualquier cantidad que consideren apta para quien quiera usar su servicio. Nadie está forzando a los consumidores a usar Tinder. Esta decisión es una infracción de las prácticas capitalistas”, dijo Katja Case, una estudiante de matemáticas en Iowa State University, en LinkedIn.

Tinder es popular entre las personas en edad universitaria.

Theresa Maher, VOA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here