El mito de que el alcohol quema el azúcar

0
25

Que la insulina daña los ojos, los riñones o “tumba la naturaleza del hombre” (produce disfunción eréctil); que el alcohol es bueno para la persona con diabetes porque quema el azúcar en la sangre y que en sustitución del azúcar se puede usar miel o melaza, forman parte de los mitos o tabúes que aún tiene la población dominicana frente a la diabetes y son las inquietudes que expresan los pacientes durante su primera consulta en Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (Inden).

Los pacientes también  piensan que con hacer  ejercicio una o dos veces por semana y a veces por largas horas se cumple con lo recomendado; que las frutas no pueden comerse en la noche y que su tipo de diabetes es emocional, lo cual de acuerdo a los especialistas no existe.

Todos esos mitos son desmontados por los especialistas del Inden entre los pacientes que llegan a consulta de primera vez, que con frecuencia llegan desorientados y muchas veces descontrolados en sus niveles de glucosa.

Allí, de acuerdo a la doctora Deysi Hernández, especialista en Diabetes y Nutrición y Encargada de la Consulta de Primera vez, se les quitan esas creencias y se les enseña que se puede llevar una vida habitual si se mantienen los niveles de glucosa en sangre controlada.

Otros de los errores  que cometen los pacientes es que van al chequeo y no cumplen con las citas establecidas para el monitoreo de seguimiento porque no se sienten ningún síntoma, sin tomar en cuenta que la diabetes no da señales.

Frutas
Además de la doctora Hernández, los detalles sobre creencias, hábitos y acciones erradas que cometen los pacientes con diabetes que les pueden provocar complicaciones, fueron ofrecidas por los doctores Ammar Ibrahim, director del centro;  Rosa Fernández, jefa del departamento de Oftalmología; Francisco Valerio, jefe del Servicio de Consulta Externa, y Jenny Cepeda, especialista en Diabetes y Nutrición, durante su participación en el Desayuno de Listín Diario.

Explicaron que las frutas pueden comerse a cualquier hora, con moderación y que hay algunas como el guineo, la fresa, el mango, la ciruela pasa, entre otros, que deben consumirse en porciones pequeñas cuando se tiene diabetes. Señalaron que la  miel y la melaza tienen las mismas calorías que el azúcar normal, por lo que su uso debe ser igualmente controlado y  que tampoco se recomienda el consumo de alcohol destilado, rompiendo la falsa creencia de que el whisky favorece al diabético, y que lo permitido es una copa de vino tinto en caso de la mujer y dos en el  hombre.

Dijeron que llama la atención que en el estudio “Caracterización de la Diabetes Mellitus en República Dominicana”,  realizado por el Inden y la Universidad Iberoamericana (Unibe) revela que 35% de los pacientes con diabetes toma alcohol.

Detallaron que en su primera consulta al paciente que acude al Inden se le hace una evaluación completa y una historia clínica familiar exhaustiva, luego se realizan diversas pruebas diagnósticas y de determinarse complicaciones se refiere al especialista indicado en cada caso.

Indican que en  pacientes envejecientes que usan muchos medicamentos a la vez para tratar diferentes condiciones, es importante que el médico mantenga el seguimiento para evitar descompensación.

AVANCES EN EL TRATAMIENTO
Los directivos del Inden destacaron que cada día se desarrollan diferentes avances para el control y el tratamiento de la diabetes que facilitan la vida del paciente, entre los que citaron un sensor o parche que se coloca en el cuerpo del paciente y mide los niveles de azúcar sin necesidad del pinchazo. Su cambio se hace cada tres semanas.

Esto, explican, evita que el paciente tenga que pincharse cada vez que quiere saber sus niveles de glucosa, lo que da calidad de vida, sobre todo en caso de los niños, y que aunque aún no se comercializa en República Dominicana, porque se encuentra en proceso de obtener su registro sanitario, ya se encuentra disponible en otros países.

Agregaron que además se han estado desarrollando diferentes tipos de dispensadores de insulinas, entre ellos uno tipo lapicero que facilita su aplicación al paciente y que hay 14 terapias nuevas en solución de insulinas y medicamentos inyectados que controlan incluso el hambre en el paciente.

Existen, además, la bomba de infusión de insulina o páncreas artificial, aún no disponible en el país, que hace la función del páncreas, el órgano que produce la insulina y cuando deja de hacerlo se genera la diabetes en el paciente; el trasplante de páncreas debe ser de donante fallecido, y también está el uso de las células madres, que son tratamientos del futuro.

Explicaron que el glucómetro o medidor de la diabetes es muy confiable, pero el paciente debe tomar en cuenta que las pilas estén en buenas condiciones y que las tirillas no estén vencidas, porque de lo contrario podría dar valores altos equivocados. Su monitoreo se recomienda tres veces por semana en ayunas o dos horas después de desayunar, pero no hacerlo diariamente porque causa estrés al paciente.