España presiona a Maduro para cambiar el “régimen”

0
153

España asumió un papel fundamental al presionar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para que cambie el curso de su “régimen”, según diplomáticos españoles que hablaron con la Voz de América a condición de de anonimato.

La crisis de Venezuela alcanzó dimensiones importantes la semana pasada cuando cientos de miles de venezolanos hicieron un éxodo a los países vecinos, escapando de la hiperinflación, la escasez de alimentos y la violencia desenfrenada que prevalece sobre el que solía ser el productor de petróleo más rico de Sudamérica.

España ha impulsado abiertamente las sanciones de la Unión Europea que tienen como objetivo a Maduro y sus principales funcionarios.

Los medios estatales venezolanos informaron que las medidas que restringen los viajes y los negocios en Europa por parte de siete altos funcionarios venezolanos surgieron en las conversaciones que Rajoy celebró con el presidente estadounidense Donald Trump en septiembre pasado.

El primer ministro español Mariano Rajoy.
El primer ministro español Mariano Rajoy.

Cuando se aprobaron las sanciones de la UE en enero, el canciller español Alfonso Dastis dijo que eran un “incentivo para ayudar a las negociaciones” entre Maduro y el partido opositor, que fueron mediadas por el ex primer ministro socialista español Rodríguez Zapatero.

El empeño de Zapatero por sellar un acuerdo, ha sido criticado por los opositores a Maduro, quienes dicen que trató de presionarlos de participar en las elecciones presidenciales programadas para abril, y que se consideran cargadas a favor de Maduro.

El ex primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero, izquierda, habla junto al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, después de su reunión en el Palacio Miraflores, en Caracas, Venezuela, el 23 de noviembre de 2016.
El ex primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero, izquierda, habla junto al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, después de su reunión en el Palacio Miraflores, en Caracas, Venezuela, el 23 de noviembre de 2016.

“Zapatero pasó de ser un árbitro imparcial a actuar como abogado del régimen”, dijo el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien escapó de su arresto domiciliario venezolano en España en diciembre pasado.

Lazos profundos

Los lazos de España con Venezuela son profundos. Los españoles componen una de las comunidades de expatriados más grandes del país, que suman unos 300,000. La petrolera española Repsol ha invertido más de $ 2 mil millones en Venezuela, y continúa operando campos de petróleo y gas allí.

Pero el apalancamiento podría ser en ambos sentidos. Venezuela parece tener cierta influencia política con el PSOE, el principal partido socialista español, cuyos voceros criticaron a los medios de comunicación por dar “demasiado” cobertura a las protestas de la oposición en el momento en que Zapatero asumió su papel de mediación.

Venezuela también ha contribuido dinero al grupo de extrema izquierda Podemos, que ha sido la tercera fuerza política más grande de España y bloqueó una resolución del Congreso que condena el agarre de poder de Maduro.

Podemos, se unió a la oposición del movimiento del partido de la República de Izquierda Catalana (ERC), uno de los principales grupos proindependentistas de Cataluña que puede encabezar el próximo gobierno regional.

En un aparente ojo por ojo, Maduro exigió la liberación del líder del CEI encarcelado, Oriol Junqueras, y atacó a España por tratar de bloquear el referéndum del 1 de octubre sobre la independencia de Cataluña.

Ciberofensivo

Los canales estatales venezolanos se unieron a una ciberofensiva rusa promoviendo el separatismo catalán a través de las redes sociales.

Según la ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal, el 32 por ciento de las cuentas de redes sociales de robots, utilizados para amplificar el movimiento separatista, tenían su base en Venezuela y estaban relacionadas con el PSUV gobernante de Maduro.

El jefe de la separatista radical Partido de la Unidad Catalana (CUP), Ana Gabriel, quien comparecerá en la corte la próxima semana para responder a las acusaciones de rebelión, ha estado en Venezuela haciendo campaña por Maduro.

El gobierno español está investigando fondos vinculados a miembros del gobierno venezolano que fueron depositados en Andorra, una arquidiócesis independiente que limita con el norte de España.

Pero los expertos no esperan que las relaciones entre Madrid y Caracas se vean radicalmente alteradas por las crecientes tensiones.

“Sabemos que Maduro está llevando a Venezuela a ser otra Cuba y está muy cerca de lograrlo”, dijo un analista diplomático español. “Pero vamos a seguir hablando con Maduro de la misma manera que seguimos hablando con Putin”.

Ledezma dijo que le pidió a Rajoy que usara su influencia con Venezuela para abrir un corredor de ayuda humanitaria propuesto por los vecinos de Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here