Estudiantes toman en sus propias manos la lucha contra el ‘bullying’

0
137

tephanie Valera tiene apenas 17 años, y además de sus responsabilidades escolares para aprobar el último grado de secundaria, que cursa actualmente en la Escuela Bushwick, en Brooklyn, se ha convertido en una líder que lucha contra los conflictos entre sus compañeros. Junto a otros estudiantes, entrenados para esa tarea, la mexicana es una de las embajadoras del proyecto de justicia restaurativa del campus, donde estudian más de 1,000 jóvenes, que pretende hacerle frente a problemas entre alumnos, incluyendo casos de ‘bullying’ (acoso), a través del diálogo y no de sanciones.

El programa, que opera desde hace unos años en muy pocas de las 1,600 escuelas del sistema escolar público de Nueva York, es definido por sus promotores como una herramienta útil y efectiva para luchar contra hechos de violencia.

“Nosotros los estudiantes somos quienes mejor sabemos lo que nos está pasando y muchas veces no nos toman en cuenta para resolver las cosas sino que recurren a las suspensiones, algo que no funciona”, aseguró la joven, quien defiende el poder que tienen los propios alumnos como agentes de cambio. “Cuando ocurre una pelea o nos enteramos de un problema, los embajadores vamos a donde los estudiantes involucrados y averiguamos las causas por las que actuaron así, los orígenes de la pelea y así hemos logrado que muchos jóvenes puedan estar en clase, con sentimientos de paz y sin tensión, aunque no sean los mejores amigos”.

La adolescente, quien el próximo año comenzará sus estudios de ciencias políticas en una universidad donde fue becada en Pensilvania, agregó que una falla común de las escuelas a la hora de abordar las problemáticas de violencia y bullying es recurrir a acciones punitivas o simplemente dar uno que otro taller.

“En mi vida no he conocido a ninguna persona que no haya sufrido eso alguna vez, y a mí me pasó que en ese momento lo único que necesitaba era alguien con quien hablar y en quien confiar, pero muchas veces no te preguntan lo que necesitas”, agregó la estudiante, quien recibió su entrenamiento en la organización Make the Road NY, que trabaja conjuntamente con la escuela.

Bajo la supervisión de adultos

Julián Alejandro, de padres costarricenses y puertorriqueños, y quien es otro de los embajadores que maneja conflictos en la Escuela Bushwick, explicó que bajo la supervisión de un coordinador adulto, se promueven actividades de formación y círculos comunitarios cada semana, en loa cuales los estudiantes acuden a hablar de opciones para resolver sus diferencias.

“No estamos diciendo que somos superhéroes que solo con acercarnos a alguien ya vamos a resolver todos los problemas, pero nuestra misión es crear espacios y conversaciones donde construyamos confianza para después trabajar con ellos y ayudarlos a resolver sus conflictos, pues toda acción siempre tiene causas profundas de raíz que hay que mirar para remediar los asuntos”, comentó el joven de 17 años.

Alejandro desea convertirse en maestro de secundaria y ampliar su legado en las escuelas de Nueva York. “Creo que el mayor logro de todo esto es que ahora los estudiantes, maestros y directores saben que hay alternativas diferentes a medidas punitivas y que la conversación funciona, pues con estas iniciativas las suspensiones se han reducido muchísimo y la escuela es un espacio más seguro”.

Adilka Pimentel, promotora de jóvenes, de la organización Make the Road NY, afirmó que ella misma es un ejemplo de que los programas de resolución de conflictos y apoyo a los estudiantes funcionan y pueden cambiarle la vida a cualquier alumno, más que las sanciones.

Jovenes forman parte de una grupo para "resolucion de conflictos" en la escuela que combate el "bullying".
Aldilca Pimentel, coordinadora de jovenes en Se hace Camino con los estudiantes Stephanie Valera y Julian Alejandro.

“Yo me gradué de esa misma escuela y aunque en mi época el programa era más pequeño, si no hubiera sido por eso, quién sabe dónde estaría ahorita, porque es normal que uno actúe de ciertas maneras cuando uno tiene 16 0 17 años, pues uno todavía está aprendiendo mucho de uno mismo”, aseguró la dominicana. “Está demostrado que el diálogo y el apoyo pueden prevenir peleas y hechos de ‘bullying’, porque todo mundo está en la misma página, mientras que las suspensiones solo son como una curita por encima, que puede hacerle peor la vida a muchos jóvenes”.

Fallas en el manejo del ‘bullying’

La activista, quien hace unos meses asistió a la audiencia donde el Concejo Municipal llamó a las autoridades escolares a rendir cuentas por las presuntas fallas en el manejo de casos de ‘bullying’, como lo evidenció el apuñalamiento de dos jóvenes en una escuela de El Bronx en septiembre pasado, hizo un llamado al Departamento de Educación (DOE). La joven pidió que miren más de cerca los efectos del programa de resolución de conflictos y justicia restaurativa para implementarlo en toda la ciudad.

“Los problemas y las necesidades de Bushwick no son únicos. Como las otras escuelas de Nueva York, necesitamos inversión en más guías, más consejeros, más trabajadores sociales, más práctica de justicia restaurativa, más recursos para hacer que la gente pase de secundaria a la universidad, y menos dinero en guardias de seguridad y detectores de metales”, comentó Pimentel, quien sugirió que estos programas se inicien desde grados inferiores. “Sería un sueño tener los embajadores en todas las escuelas y sé que puede lograrse, pues hay mucho dinero en el sistema para mantener a las escuelas seguras, pero esa inversión no está funcionando, lo que funciona es apoyar a los estudiantes con estas iniciativas”.

El concejal Ydanis Rodríguez, quien trabajó 13 años como maestro en las escuelas de Nueva York, defendió la labor de los embajadores contra los conflictos en las escuelas y criticó la falta de guías de acompañamiento en los planteles, pues actualmente hay 1 consejero por cada 500 estudiantes, cuando la media nacional es uno por cada 285 alumnos. “Estos programas son muy efectivos para ayudar a los estudiantes y para ir a las raíces del bullying y si se promueven más y si se aumenta el número de consejeros, va a haber una diferencia real”, dijo el líder político.

Qué hace el DOE

El Departamento de Educación (DOE) no se refirió específicamente a si existen intenciones de expandir el programa de embajadores de resolución de conflictos a más escuelas de Nueva York, pero advirtió que la Ciudad invierte cada año $47 millones en iniciativas de mejoramiento del ambiente escolar y apoyo a programas de salud mental, al igual que $8 millones en una nueva iniciativa contra el ‘bullying’.

Jovenes forman parte de una grupo para "resolucion de conflictos" en la escuela que combate el "bullying".
Aldilca Pimentel, coordinadora de jovenes en Se hace Camino con los estudiantes Stephanie Valera y Julian Alejandro.

“Estamos comprometidos en proporcionar un entorno de aprendizaje seguro y de apoyo, y hemos hecho inversiones significativas para expandir programas vitales de ambiente escolar y salud mental que se centran en las causas subyacentes de conflicto”, comentó Miranda Barbot, vocera del DOE, sin revelar el número de hechos de ‘bullying’ reportados en las escuelas el año anterior. “A través de enfoques proactivos y preventivos, estamos construyendo entornos que les permiten a los estudiantes crecer académicamente y apoyar el desarrollo de sus habilidades socioemocionales”.

Cifras sobre el ‘bullying’: 

  • A nivel nacional el 22% de los estudiantes ha reportado haber sido víctima de bullying.
  • Se calcula que cada año 13 millones de estudiantes enfrentan bullying en el país.
  • Según el grupo Gay, Lesbian, and Straight Education Network (GLSEN) en el 2013 el 74.1% de los estudiantes LGBT fue acosado verbalmente por su orientación sexual y el 36.2% fue víctima de acoso físico.
  • Se calcula que el 64% de los estudiantes que son víctima de bullying no lo reporta.
  • Las escuelas de Nueva York están señaladas de no reportar todos los incidentes de bullying.
  • La Fiscalía de Nueva York descubrió que en el 2013 de las 1,792 escuelas públicas y charter de la Gran Manzana, el 70% no reportó un solo incidente de bullying o discriminación.
  • En el 2015 el 94% de las escuelas reportó tan solo 10 o menos incidentes de bullying.
  • Actualmente existen leyes y medidas contra el bullying como el “Acta del éxito para todos los estudiantes (ESSA)”, el “Acta por la dignidad de todos los estudiantes (NYC DASA)”, el “Acta de Escuelas seguras contra la violencia (SAVE Act)”, el programa “Respeto para Todos (RFA)” y la Regulación A-832, pero según los críticos parecen ser insuficientes para proteger a los estudiantes de Nueva York.
  • En el 2015 se reportaron 4,293 incidentes de bullying, de los cuales 276 fueron por asuntos de género, 201 por motivos de raza, 195 por orientación sexual y 143 por peso, entre otros.

Dónde y cómo buscar ayuda contra el ‘bullying’:

  • Los estudiantes que crean que han sido objeto de acoso o intimidación o discriminación por parte de otro estudiante o por un miembro del personal, y todos los estudiantes con el conocimiento de tal comportamiento, deben reportar el incidente inmediatamente.
  • Las víctimas de bullying deben informar de inmediato sus preocupaciones a través de la oficina “Respeto para todos” o a cualquier otro miembro del personal escolar.
  • Si un estudiante tiene conocimiento de tales comportamientos contra otro estudiante, se le motiva a que reporte el incidente inmediatamente.
  • Un estudiante puede hacer un reporte de abuso, intimidación, discriminación o acoso por parte de otro estudiante por escrito o de manera oral a los miembros del personal escolar
  • Si un estudiante cree que ha sido objeto de acoso por parte de alguien del personal escolar debe reportarlo al director, al designado o a la Oficina de Investigaciones Especiales.
  • Si un estudiante considera que ha sido objeto de acoso o discriminación basados en la raza, color, origen étnico, religión, credo, origen nacional, sexo, identidad de género, expresión de género, orientación sexual, estatus migratorio, peso o discapacidad, debe reportarlo.
  • EL DOE asegura que investigan todas las denuncias de acoso, discriminación y/o intimidación y piden a los estudiantes que presenten los reportes tan pronto como sea posible después del incidente para que puedan ser investigados y tratados de manera efectiva
  • Si, después de informar de sus quejas un estudiante necesita asistencia adicional, existe el correo electrónico RespectForAll@schools.nyc.gov para recibir más ayuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here