Medias Rojas y Yanquis se reencuentran con el Este en juego

0
53

NUEVA YORK. Los rivales más odiados del béisbol se vuelven a encontrar.

Y esta vez, Medias Rojas y Yanquis llegan a la batalla con los dos mejores registros de Grandes Ligas y la cima del Este de la Liga Americana en juego.

Después de su bronca del mes pasado en Fenway Park, ambos conjuntos se miden en Yankee Stadium por primera vez en la temporada a partir del martes. El astro dominicano de Nueva York, Luis Severino, está programado para abrir el primer partido de la serie de tres encuentros. Boston enviará a la loma al zurdo Drew Pomeranz.

“Miren, los juegos entre Medias Rojas y Yanquis siempre son grandes, y obviamente ellos son un estupendo equipo. Así que entendemos que habrá mucho entusiasmo al respecto”, dijo el manager de los Yanquis, Aaron Boone, quien está en su primera temporada. “Habrá muchas personas al pendiente”.

Con el clima finalmente calentándose en la Costa Este, ambos equipos están encendidos.

Mookie Betts y los Medias Rojas se jactan del mejor registro de Grandes Ligas con 25-9 y ventaja de un juego sobre Nueva York. Boston se recuperó de una racha de tres derrotas para ganar ocho de sus últimos 12 partidos, incluyendo los últimos tres.

En tanto, los embalados Yanquis (24-10) están indomables. Superando a rivales de calidad uno tras otro, acumulan registro de 15-1 desde el 21 de abril y tienen su mejor foja en un periodo de 16 partidos desde 1980.

“Están encendidos, nosotros estamos recuperando un buen nivel. Será divertido”, dijo el as de los Medias Rojas Chris Sale, quien no está programado para participar en la serie después de derrotar el domingo a Texas. “Me hubiera gustado tener la pelota para uno de estos partidos, pero no se puede hacer todo”.

De la mano de Did Gregorius, Aaron Judge y un consistente cuerpo de lanzadores, los Yanquis han superado a sus rivales 98-37 en los últimos 16 partidos. Nueva York ganó tres de los últimos cuatro contra los campeones defensores Astros, y barrieron a Mellizos, Angelinos e Indios.

“Ha sido muy divertido”, dijo el inicialista Neil Walker. “Estamos jugando muy bien y parece que siempre estamos en el partido”.

En medio de una racha de seis triunfos que ha producido su mejor inicio desde 2003, los Yanquis han ganado esta temporada cuatro juegos a los que han llegado con desventaja al octavo inning. Tuvieron cinco victorias de ese tipo durante todo el año pasado.

“Sentimos que, la mayor parte del tiempo, esperamos salir con el triunfo”, dijo Tyler Austin, uno de varios novatos de los Yanquis que han aportado al buen momento del equipo.