Tradiciones hispanas hacen prosperar la industria navideña en NYC

0
85

La importación y venta de alimentos y decoraciones navideñas típicas de Latinoamérica en la ciudad de Nueva York genera cada año más ingresos, según comerciantes de Sunset Park yCorona, dos enclaves hispanos que durante esta temporada se abastecen de artículos que son tradicionales en las familias latinas de Brooklyn y Queens.

Evaristo Azomosa, dueño por 14 años de la tienda Nieves Tía Mimí, en la Quinta avenida de Sunset Park, comentó que las esculturas artesanales y demás accesorios, fabricados a mano para los nacimientos, se importan de México desde octubre y se venden durante toda la época navideña hasta febrero, cuando se conmemora el Día de la Candelaria, una festividad en la que se viste al Niño Jesús.

Evaristo Asomoza.
La industria navideña prospera en Nueva York.

“Los días de más venta son en vísperas de Navidad, cuando las familias se reúnen para colocar sus nacimientos en un rincón de su hogar, junto a su arbolito. Hay clientes que realmente se esmeran en preservar las tradiciones de sus países”, dijo Azomosa, un inmigrante del estado mexicano de Puebla. “Un nacimiento con todas las esculturas tradicionales puede costar entre $100 y $300 dólares. Los hogares que celebran las posadas o parrandas no reparan en adornar sus casas con todo el colorido posible”.

El comerciante, quien también es propietario de un negocio en Queens, dijo que los elementos tradicionales mayormente adquiridos en esta temporada son las imágenes de José, María y el Niño Jesús, los tres Reyes Magos y los pastores y sus ovejas, además del buey y la mula que reverencian al hijo de Dios.

La industria navideña prospera en Nueva York.

“Importamos pesebres y casitas de madera hechas a mano por artesanos poblanos”, comentó Azomosa con orgullo. “La industria tradicional de la Navidad crece cada año”.

El musgo para decorar los nacimientos que se vende en la tienda de Azomosa es recolectado de los árboles por campesinos mexicanos. La hierba decorativa, que puede ser verde o gris, es común en las montañas húmedas y semiáridas de México y Latinoamérica. En Ecuador también es un elemento típico en la decoración de pesebres.

La industria navideña prospera en Nueva York.

“No puede haber nacimiento sin musgo. Es algo muy arraigado en nuestros países”, explicó el comerciante.

Azomosa también ofrece a sus clientes piñatas, decoraciones de papel y bolsitas para aguinaldos, que hacen recordar a sus clientes los días de su infancia.

“Es la época más bonita”, comentó con emoción.

A brindar con bebidas tradicionales

Las bodegas de Sunset Park también ‘hacen su agosto’ en pleno diciembre gracias la nostalgia de sus clientes, que añoran el sabor tradicional de las cenas de Noche Buena y Navidad en sus países.

En estos pequeños negocios puede observarse toda clase de alimentos y frutas de la temporada navideña, como caña de azúcar y tejocotes, que se utilizan para la elaboración de ponche, una bebida dulce y condimentada que se sirve caliente en los días de fiesta.

Juan Bravo.
La industria navideña prospera en Nueva York.

“Es cada vez más común ver familias interraciales celebrando Navidad con una mezcla de tradiciones. Aquí vienen clientes puertorriqueños que festejan con coquito, pero también con ponche mexicano. Las fiestas son bien diversas ahora”, dijo el mexicano Juan Bravo, quien trabaja por 14 años en la bodega y panadería Mi México Pequeño, en la Quinta avenida, de Sunset Park.

En el lugar se puede comprar desde cacahuates frescos hasta jícama piñatera, muy popular entre los niños por su sabor dulce.

La industria navideña prospera en Nueva York.

“Los pequeños negocios ofrecen a las familias latinas lo que no pueden ofrecer las grandes tiendas. Aquí hay tradición, amor por nuestras costumbres y por nuestras familias”, dijo Bravo.

La bodega es conocida en el barrio por sus roscas de reyes tradicionales. Cada año se venden más de 2,000 en un solo día.

Que no falte el ajuar de fiesta  

La industria navideña latina no se limita a objetos decorativos y los alimentos. Para la comunidad ecuatoriana de Queens, por ejemplo, la época de fiesta son también días de estrenar prendas bordadas con pedrería brillante, hilos de colores vívidos y listones sedosos.

El ajuar de mayoral y las polleras de las pastorcitas para la celebrar el Pase del Niño Viajero son los ajuares tradicionales que la ecuatoriana Elba Isabel Sánchez borda en su tienda Altiva Ecuagoldfilled, en Corona.

Elba Elsa Sanchez.
La industria navideña prospera en Nueva York.

El Pase del Niño Viajero es una celebración religiosa que se realiza cada 24 de diciembre en la ciudad de Cuenca y otras localidades ecuatorianas.

“Las familias inmigrantes realizan la procesión del Pase del Niño Viajero en las calles de Corona y Jackson Heights,y  cada año se ve más gente. Un ajuar completo puede llevar hasta cuatro días de trabajo y costar de $180 a $300. Las personas compran sus polleras y sus ponchos con gusto, es una tradición que cruzó fronteras y que está viva aquí en Queens”, dijo Elba, quien estableció su negocio hace cinco años. “La ropita del Niño Jesús es muy alegre y muchos la piden con la bandera del Ecuador, se siente el orgullo por nuestro país, raíces y cultura. La gente aprecia los bordados ecuatorianos”.

La industria navideña prospera en Nueva York.

La pollera es la principal prenda de la chola cuencana, explicó Elba.

“Vestir pollera el 24 de diciembre es vestir elegante y con belleza, significa mucho para nuestras niñas. Es una tradición que pasa de madre a hija”, dijo la artesana. “Nuestras navidades tienen un significado espiritual profundo, no solo es comercial”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here